Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook Síguenos en Instagram Suscríbete a nuestro feed RSS

Aguas que curan y relajan

Sáb, 22/06/2013 - 13:39 -- Escapadas del Sur
Average: 5 (2 votes)
El Balneario de Fuente Amargosa es uno de los más conocidos de Málaga

Con el verano a la vuelta de la esquina, llegan para muchos los días propicios para relajarse y quitarse algo del estrés acumulado durante el año. Es verdad que existen numerosos y modernos spa's en la Costa del Sol, pero también es cierto que la provincia de Málaga cuenta con un amplio patrimonio de aguas curativas en su interior. Por eso, en esta ocasión os proponemos algunos baños que nos otorgarán salud en plena naturaleza.

Es el caso del Balneario de Fuente Amargosa (Tolox), que ha sido remodelado recientemente, aunque comenzó a funcionar en 1867. Las características de sus aguas, nitrogenadas, cálcicas y oligometálicas, las hacen idóneas para los tratamientos de enfermedades pulmonares y renales. Eso sí, allí no nos podremos bañar: Sus aguas se inhalan.

Si lo que queremos es darnos un baño, a muy pocos metros de allí nos podemos dar un chapuzón en una de las pozas del río Caballos, aunque desde Escapadas del Sur os recomendamos que subáis por el curso de este arroyo algo más y os deis un baño en la Poza de la Virgen. Os sorprenderá.

También goza de mucho prestigio el balneario de aguas sulfurosas de las Thermas de Carratraca, actualmente vinculado a un hotel de cinco estrellas. Sus aguas se descubrieron durante el XIX, cuando la localidad era conocida como Puebla de Baños. Gracias a este manantial, la burguesía malagueña más influyente de la época se instaló allí. Hoy en día, cualquiera que se acerque por este lugar puede beneficiarse de sus propiedades (muy positivas para patologías cutáneas y estomacales). Eso sí, también es aconsejable acercarse a la famosa Fonda de la Pepa, situada justo en frente, y disfrutar de su sabrosa y contundente cocina.

Las aguas sulfurosas también son las que manan en los Baños de la Hedionda, situados en el término municipal de Casares, de origen romano. Según la leyenda, fueron mandados a construir por Julio César, después de que allí se curara una enfermedad cutánea, un hecho que presuntamente ocurrió tras la batalla de Munda. Otra versión asegura que allí curaron sus heridas los soldados del entonces general romano. Sea como sea, aún se mantiene en pie este balneario, pero, eso sí, algo deteriorado por los actos vandálicos. Es de acceso libre. No está cerca del pueblo de Casares, pero sí os aconsejamos una visita a su casco urbano y especialmente a su castillo.

También sulfurosas son las aguas de los Baños de Vilo, en la aldea de Periana del mismo nombre. En este lugar mana el líquido elemento a 21 grados.  Durante los siglos XVIII y XIX tuvo gran prestigio por sus propiedades. Hoy en día cuenta con unos apartamentos turísticos en la misma población, pero, a pesar de haber sido ya inaugurados, no están en funcionamiento. También es de acceso libre.

Si nos vamos a la comarca del Guadalteba, nos encontraremos con las aguas yodadas del río Salado, situado en el enclave de Casa Blanca (Almargen). Allí se puede comprobar cómo de la tierra brotan a borbotones estas aguas, recomendadas, sobre todo para enfermedades relacionadas con el aparato digestivo o con diversas dolencias degenerativas del sistema óseo. Desde hace años, los almargeños se benefician de sus propiedades, en especial en verano, ya que la piscina municipal se llena con estas aguas.

Categorías: