Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook Síguenos en Instagram Suscríbete a nuestro feed RSS

Cinco reglas de oro para los foodies que usan Instagram

Lun, 26/10/2015 - 21:47 -- Arantxa López
Sin votos (todavía)
Instagram se ha convertido en la red social de los foodies por excelencia

Dice el refrenero popular que “una imagen vale más que mil palabras”, y si este dicho lo aplicamos a las cosas del comer es mucho más evidente, porque comer se come con los ojos antes que con el estómago. Cuando damos una vuelta de tuerca y trasladamos esta reflexión al mundo de las redes sociales, la reina por excelencia para cualquier foodie es, sin duda, Instagram. Si eres instagramer, sabemos a ciencia cierta que has hecho la boca agua a más de uno de tus seguidores subiendo fotografías de manjares exquisitos. Y es que hay platos que no son para menos. Son tan especiales, bonitos y apetecibles que queremos contarle al mundo entero lo bien que hemos comido.

Instagram es una red social que ha alcanzado ya los 300 millones de usuarios activos mensuales, convirtiéndose en la red social para fotografías por excelencia. Tanto es así que ya hay restaurantes en EEUU que promueven su uso tras ver el potencial que esta red tiene como escaparate para sus negocios. Por el contrario, hay también una corriente de chefs que se sienten invadidos cuando los clientes suben fotos de sus creaciones a Internet, alegando que publicar una foto rompe el factor sorpresa.

Yo soy más de la primera corriente. La que hace fotos de todo lo que se puede comer y fotografiar, por este orden. El teléfono móvil ocupa el mismo lugar que los cubiertos, y solo por la sencilla razón de que para mí comer va más allá del acto de alimentarse. Comer es un acto social que te lleva a compartir y que te permite, por tanto, vivir experiencias únicas que después tienes el gusto de contar. Por eso, para los que sois aficionados a las gastrofotos o queréis iniciaros en ello, aquí tenéis cinco pautas que os servirán para ser unos auténticos foodies instagramers:

  1. No todos los platos sirven para una foto. Hay platos que están buenísmos y tienen una buena técnica culinaria, pero si la presentación y el emplatado no acompañan, no conseguirás una foto especial y atractiva.
  2. Una foto debe contar una historia. Detrás de cada plato hay un cocinero y una forma de hacer las cosas, así que investiga un poco y cuéntalo a tus seguidores.
  3. Usa etiquetas para ser más visible. En Instagram hay algunas muy populares que hacen referencia a la comida (#Instafood, #foodporn, #realfood, #happyfood). También es posible que el restaurante donde hagas las fotografías tenga una, de modo que sé curioso y pregunta.
  4. Usa los filtros para darle originalidad a tus fotos. Los filtros pueden ayudarte a mejorar la estética de una foto y a hacerla más original, pero recuerda siempre lo principal: la base ha de ser buena para que de verdad sea una gran foto.
  5. Publica, al menos, una foto diaria. Lo ideal para que te conozcan y te sigan es que publiques diariamente teniendo muy presente que es mejor la calidad que la cantidad. Hazte visible, pero no satures ni te conviertas en la pesadilla de la red. Recuerda que en el equilibrio está la sabiduría de todo. Publica, pero con cabeza y corazón.

 

 

 

Categorías: