Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook Síguenos en Instagram Suscríbete a nuestro feed RSS

Ruta del olivar hojiblanco: un itinerario etnográfico por la Vega de Antequera

Mié, 16/12/2015 - 17:07 -- Escapadas del Sur
Average: 4 (1 vote)
En la Sierra Norte y la Vega de Antequera se elaboran excelentes monovarietales que triunfan por su calidad

Una de las variedades de aceituna que más se asocia al interior de la provincia de Málaga es la hojiblanca, conocida también por ser una marca de aceite de oliva. Este tipo de oliva se da fundamentalmente en el corazón de la provincia de Málaga, en zonas como la Sierra Norte y la Vega de Antequera, donde en la actualidad se elaboran excelentes monovarietales que triunfan en el mercado nacional e internacional por su calidad. Detrás de esos logros está, sin duda, la tradición olivarera de estas tierras, en las que se mantiene un interesante legado que va más allá de sus paisajes y que forma parte hoy de museos e incluso de algunas almazaras.

Antiguas piedras de molino y otros utensilios usados para extraer el tradicional 'oro líquido' forman parte del patrimonio de esta Ruta del Olivar Hojiblanco. Estas piezas se pueden ver en algunas almazaras de la zona o como piezas de colecciones o museos, ya sean públicos o privados. Junto a ese legado etnográfico, en este itinerario temático se proponen visitas a algunos de los olivos más emblemáticos de la zona, algunos de los cuales tienen varios siglos de vida.

Casabermeja

En el camino de Casabermeja hacia la barriada de Arroyo Coche merece la pena detenerse en un denso olivar para visitar el vetusto ejemplar del paraje Arroyo Carnicero. Según ha ratificado un estudio dela Universidad de Córdoba, este olivo, que tiene 3 troncos con más de 7 metros de perímetro en total, tiene más de un millar de años de vida. Esta longevidad lo hizo acreedor en 2013 del Premio AEMO al Mejor Olivo Monumental de España. No muy lejos de este ejemplar se pueden encontrar otros olivos centenarios, de los que actualmente se extrae un singular aceite de oliva de edición limitada.

También en el término municipal de Casabermeja se puede visitar el Molino del Hortelano, donde se conserva una valiosa piedra de molino -restaurada y en perfecto funcionamiento en la actualidad- y otros enseres de siglos pasados. La almazara se encuentra en un antiguo lagar. Hacia 1880 una epidemia de filoxera hundió la viña malagueña, acabando por un tiempo con la actividad vinícola del lugar. Es por ello que los antiguos dueños de la finca, decidieron reconvertir el lagar en un molino de aceite. Ahora, la cuarta generación de molineros ofrece un AOVE de calidad superior, respetando los valores tradicionales y el carácter empresarial de avance hacia el futuro y las nuevas tecnologías.

Antequera y Bobadilla

El principal recurso agrícola de la ciudad de Antequera es desde hace siglos la producción de aceite de oliva, en su mayoría verdial. En toda su vasta vega se pueden ver inmensos olivares, algunos de ellos con muchos años de vida. No hay que ir muy lejos de la ciudad para comprobarlo. A tan sólo unos metros del conjunto dolménico de la ciudad se pueden ver unos cuantos ejemplares esplendorosos. Precisamente, muy cerca de allí se puede conocer mucho más sobre la cultura y la tradición oleícola local en el Museo Hojiblanca, donde se puede ver un molino romano del siglo I, que fue descubierto en el paraje de La Quinta. Más recientes son otras piedras de molino que se conservan en mejor estado, datadas en los siglos XVII y XIX.

En un núcleo de población de Antequera, en Bobadilla, se puede visitar -previa reserva- la Finca La Reja, donde se elabora posiblemente uno de los mejores aceites de oliva virgen extra del mundo, a tenor de los reconocimientos que ha tenido su monovarietal hojiblanca, que se comercializa como Finca La Torre. Se trata de un cuidado olivar ecológico, en el que se apuesta por la tradición, la calidad y los procesos que más respetan la esencia de un buen aceite de oliva virgen extra. Esta finca cuenta, en realidad, con más de 20 siglos de tradición como almazara de aceite de oliva. La empresa es una de las más antiguas del mundo y tiene a sus espaldas una agitada historia. Hoy en día siguen siendo palpables las raíces de la época romana, que son expuestas a los visitantes en forma de ruinas en la entrada principal.

Zona norte de Antequera y Alameda

Además de los extensos olivares que se pueden ver a lo largo y ancho de la Vega de Antequera, en esta ruta también se pueden visitar otras colecciones etnográficas que giran en torno a la tradición olivarera de la zona. Una de ellas es la que se puede visitar en la zona norte del término municipal de Antequera, casi al límite con el territorio de Alameda. Se trata del Caserío San Benito, situado prácticamente junto a la A-45 (cruce de Alameda y Villanueva de Algaidas). Tanto dentro de un edificio inspirado en el siglo XVII como en su entorno se pueden ver numerosos enseres relacionados con la producción de aceite de oliva: entre ellas numerosas piedras de molino, prensas y otras maquinarias y utensilios para extraer el 'oro líquido'. Este espacio, de libre acceso, está vinculado al restaurante del mismo nombre, en el que también se tiene un especial cariño a la cultura del aceite de oliva.

No muy lejos de allí, en el pueblo de Alameda, se puede visitar el centro temático del Campo Andaluz, en la que hay igualmente piezas y enseres relacionadas con las tareas agrícolas de otras épocas.

Más rutas en Escapadas del Sur.

Galería de fotos: 
Uno de los mejores olivos monumentales de España se encuentra en Casabermeja